lunes, 29 de diciembre de 2008

La Tau de San Francisco


San Francisco de Asis recomendaba la Tau expresamente en su hablar y lo escribía de su propio puño en las cartas que él enviaba (FF 1079).

La Tau es la última letra del alfabeto hebreo. La misma adoptó un valor simbólico en el antiguo testamento para indicar la salvación y el amor de Dios hacia los hombres. Se habla en el libro del profeta Ezequiel, cuando Dios manda a su ángel a imprimir sobre la frente de los siervos de Dios este signo de salvación: " El Señor dice: pasa en medio de la ciudad, en medio de Jerusalém y signa una TAU sobre la frente de los hombres que suspiran y lloran.

La TAU es entonces un signo de redención. Es signo de aquella novedad de vida cristiana, interiormente signada del sello del Espíritu Santo, dado a nosotros el día del bautismo.

La TAU fue adoptada inmediatamente por los cristianos. Este signo lo encontramos en las catacumbas de Roma ya que su forma remitía a la cruz de Cristo en la cual él se inmoló para salvar al mundo. San Francisco de Asis, debido a la semejanza que la TAU tiene con la cruz, la adoptó con cariño, tanto que ocupó un lugar relevante en su vida y en sus gestos. En él el antiguo signo profético se actualiza, se recolora, recobra su fuerza de salvación ya que San Francisco se siente " un salvado del amor y la misericordia de Dios". Era un amor que remitía a una apasionada veneración por la cruz, por la humildad de Cristo y por la misión de Cristo que a través de la cruz a dado a los hombres el signo y la expresión más grande de su amor.

La TAU era para Francisco el signo concreto de su salvación y la victoria de Cristo sobre el mal.

La TAU tiene en sus espaldas una sólida tradición bíblico cristiana. Fue acogida por San Francisco por su valor espiritual y la adoptó de forma intensa y total hasta transformarse en él mismo por las estigmas en la carne, Francisco fue la Tau viviente que el había contemplado, diseñado y sobre todo amado. La Tau, signo concreto de la devoción cristiana, esta sobre todo impregnada de la vida de Cristo.

La TAU debe recordar una gran verdad cristiana: Nuestra vida, salvada y redimida por el amor de Cristo crucificado, debe transformar cada día una vida nueva, vida donada por el amor. Portando este signo vivamos en la espiritualidad, rindamos razón de la "Esperanza que hay en nosotros", reconozcámonos seguidores de San Francisco.
*fuente:geocities.com/sitesanfranciscodeasis

1 comentario:

AugustoB dijo...

Existe algún dia en particular que se festeje el dia de la tao????